Una de esas cuestiones que confunde mucho a los que comienzan a adentrarse en el mundo del órgano es el nombre de los teclados y conceptos sobre la ubicación y función de los distintos cuerpos. Hoy vamos a realizar un breve recorrido por las ubicaciones más habituales, que no las únicas, del Positivo (concebido como un órgano secundario accionado por el mismo organista como cuerpo de contraste o alojamiento de registros solistas). Lógicamente el tema es más complejo de lo que aquí se presenta, pero baste este artículo para tener una primera aproximación.

Órganos con un teclado

Desde sus orígenes en la antigüedad y hasta la edad media lo normal era que un órgano tuviera un teclado para controlar el instrumento. La idea era clara: tengo un instrumento y lo toco con este teclado. Este concepto se ha mantenido hasta hoy en día, especialmente en instrumentos de tamaño pequeño o mediano.

Esquema de un órgano con un solo teclado y pedal.
Foto: © Gonzalo Caballero

Órganos con dos teclados

Sin embargo, con el paso del tiempo (y sobre todo en el barroco) empieza a ser común que se añada al órgano otro cuerpo que se controla desde otro teclado. Ahora la idea es: tengo dos instrumentos juntos que puedo utilizar y combinar desde sus teclados correspondientes.

El Positivo era un antiguo órgano pequeño y portátil que se podía "poner" aquí o allá (de ahí el nombre, derivado del latín "ponere" / "positum", es decir, "poner") para acompañar en procesiones, música de salón, acompañar a grupos instrumentales donde no había un gran órgano, etc.

Órgano positivo de la capilla del castillo de Neuhaus (Austria), construido en 1650.
Foto: © Wolfgang Sauber / Wikimedia Commons

Este concepto se integra a los grandes órganos como medio para acompañar (realizando las mismas funciones que el Positivo real), como cuerpo de contraste, eco o diálogo con el Órgano Mayor (que empezará a denominarse así para distinguirlo del nuevo añadido), o como asiento de registros solistas (típicamente lengüetas y mutaciones).

En el órgano barroco español encontramos dos ubicaciones típicas para el positivo (denominado aquí Cadereta por estar a la altura de la "cadera" del organista):

Cadereta interior (a veces llamada también "de ecos"): se ubica en el suelo bajo el órgano mayor. No se ve desde fuera y es muy común en Castilla.
Cadereta exterior (llamada también "de espalda"): se ubica a la espalda del organista, normalmente apoyada en la balaustrada o barandilla del coro o tribuna. Se ve desde fuera y es más común en Levante, Aragón y Andalucía.

En cualquiera de estos dos casos, lo habitual es que el teclado de la cadereta sea el inferior. Incluso hay casos en que podemos encontrar doble cadereta, interior y exterior, y también entonces se controla únicamnete desde el teclado inferior.

Esquema de órgano con cadereta interior.
Foto: © Gonzalo Caballero

Órgano con Cadereta Interior (hay que creérselo porque no se ve nada más que unos tubos a los lados de los teclados...). Órgano Echevarría de la Catedral de Toledo.
Foto: © José Luiz Bernardes Ribeiro / CC BY-SA 3.0

Esquema de órgano con cadereta exterior.
Foto: © Gonzalo Caballero

Órgano con Cadereta Exterior. Catedral de Barcelona.
Foto: © Didier Descouens / Wikimedia Commons

En el órgano francés suele aparecer también como positivo de espalda y se denomina Positif de Dos que viene a significar eso mismo, "positivo de espalda".

Órgano con Positif de Dos. Basílica de Sainte-Marie-Madeleine en Saint-Maximin-la-Sainte-Baume (Francia).
Foto: © Finoskov / Wikimedia Commons

En el órgano inglés se le denomina Chair Organ, Echo o Swell. El primer término hace referencia a que el positivo estaba ubicado a la altura de la silla (chair) del organista (mismas ubicaciones que en España, aunque desde el siglo XVIII no se suelen contruir "de espalda"). Este nombre se supone que por la similitud con la palabra "Choir" (coro) derivó posteriormente en Choir Organ que es la denominación que conserva actualmente el positivo. Las otras dos denominaciones aparecen cuando se ubicaba en lo alto del instrumento (normalmente como tercer teclado más que como segundo teclado) para hacer efecto de ecos o, desde el siglo XVIII en que empiezan a aparecer las cajas expresivas (Swell Box), para hacer efectos de crescendo y decrescendo.

Órgano inglés con el Choir a la espalda. Órgano de la Capilla del King’s College de Cambridge.
Foto: © xorge / Wikimedia Commons

En el órgano barroco alemán del norte y holandés encontramos tres ubicaciones típicas del positivo:

A la espalda del organista, con el nombre de Rückpositiv (positivo de espalda); lo normal es que se toque desde el teclado inferior para que la mecánica no se cruce con la del Hauptwerk.
Entre los teclados y el Órgano Mayor, con la denominación de Brustwerk o Brustpositiv (positivo de pecho), frecuentemente oculto tras unas pequeñas puertas que pueden abrirse o cerrarse; cuando se ubica aquí lo normal es que se toque desde el teclado superior teniendo una mecánica muy directa.
Por encima del Órgano Mayor (Hauptwerk), con la denominación de Oberwerk u Oberpositiv (positivo superior), que puede tener representación en la fachada o no; en este caso también solemos encontrarlo en el teclado superior.

Esquema de órgano con Rückpositiv.
Foto: © Gonzalo Caballero

Detalle de un órgano noralemán con dos teclados: Hauptwerk y Rückpositiv. Cappel (Alemania).
Foto: © AnitaBeimert / Wikimedia Commons

Esquema de órgano con Brustpositiv.
Foto: © Gonzalo Caballero

Órgano con Hauptwerk y Brustpositiv. St. Bartholomäus, Mittelnkirchen (Alemania)
Foto: Hans-Jörg Gemeinholzer / Wikimedia Commons

Esquema de órgano con Oberwerk.
Foto: © Gonzalo Caballero

Órgano con Hauptwerk y Oberwerk. St. Georgenkirche, Rötha (Alemania).
Foto: © Soralein / Wikimedia Commons

Esta ubicación del positivo por encima del Órgano Mayor (o también sólo ligeramente por encima) se va a repetir con frecuencia cuando en el siglo XIX se empieza a desarrollar el órgano romántico. Frecuentemente se encierra todo el positivo en una caja expresiva que el organista puede abrir y cerrar desde la consola para crear efectos dinámicos. A este cuerpo se suele denominar, dependiendo de su ubicación o función dentro del conjunto del órgano, Positivo expresivo, Recitativo expresivo, Récit expressif, Swell o Schwellwerk, nomenclaturas todas que hacen alusión al hecho de estar en una caja expresiva. Lo normal es que los tubos exteriores oculten las persianas de la caja expresiva, haciéndola virtualmente invisible, aunque en ocasiones sí que podemos verla.

Órgano romántico inglés ubicado en la parroquia de El Salvador de Pamplona. En la parte superior se aprecia la caja expresiva del Swell. Originariamente parece que tenía sólo esos dos teclados y que posteriormente se le añadió el Choir detrás del Great.
Foto: © Gonzalo Caballero

Ejemplo de órgano moderno con un Brustpositiv expresivo. Órgano de la parroquia de St. Willibrord en Kleve-Rindern (Alemania)
Foto: © Fabian Zohren / Wikimedia Commons

Órganos de tres teclados

En cuanto a las disposiciones con tres teclados, las distintas escuelas suelen tener distintas preferencias.

En los órganos barrocos españoles solemos encontrar tres teclados únicamente en grandes órganos de catedrales que están construidos en el coro central del templo bajo un arco con luz a ambos lados, de modo que el órgano tiene dos caras o fachadas. Un teclado gobierna los registros de la fachada que da al coro, el otro los registros de la fachada que da a la nave (aunque ésto no se puede considerar propiamente un positivo, sino una especie de segundo órgano de ecos) y el otro la cadereta, bien sea interior o exterior.

Órgano Verdalonga de la Catedral de Toledo (finales s. XVIII). Fachada del coro. Tiene tres teclados, uno para la fachada del coro, otro para la fachada de la nave y otro para la cadereta interior.
Foto: © Son of Groucho en Flickr

En los órganos barrocos franceses el tercer teclado suele ser simplemente asiento de algunos registros solistas agudos (corneta o trompeta) y muchas veces ni siquiera tiene las notas más graves. Se le denomina Récit y suele tener un pequeño secreto más elevado que el órgano mayor pero sin ubicación visible en el exterior de la caja, como ya vimos al hablar de la Registración en un órgano Cavaillé-Coll.

Detalles del teclado del Récit y su secreto más elevado en el órgano de Notre Dame de Guibray en Falaise.
Fotos: Les orgues du Calvados

En los órganos barrocos ingleses el tercer teclado suele ser el Echo o Swell, como hemos visto más arriba.

Es sobre todo en los órganos barrocos alemanes donde encontramos que los tres teclados tienen ese concepto de tres cuerpos más o menos completos diferenciados en su ubicación espacial.

Podemos encontrar órganos con Rückpositiv y Brustwerk como el Órgano Hus / Schnitger de St Cosmae et Damiani en Stade que vimos hace unas semanas.

Esquema de órgano con Rückpositiv y Brustwerk.
Foto: © Gonzalo Caballero

Órgano de St. Cosmae et Damiani de Stade (Alemania). Se aprecian el Brustwerk y el Rückpositiv.
Foto: © Jürgen Howaldt / Wikimedia Commons

También encontramos la disposición de Rückpositiv y Oberwerk.

Esquema de órgano con Rückpositiv y Oberwerk.
Foto: © Gonzalo Caballero

Órgano de la Abadía de Rheinau, en Zürich (Suiza). Se aprecian el Oberwerk y el Rückpositiv.
Foto: © Хрюша / Wikimedia Commons

Por último, podemos encontrar la disposición de Brustwerk y Oberwerk, especialmente extendida cuando empieza a pasar de moda la construcción del Rückpositiv a lo largo del siglo XVIII. A veces el Oberwerk se concibe como un cuerpo de "Ecos", ubicándose más alejado o con registros más suaves, y en ese caso es común que se le denomine Echo o Echowerk.

Esquema de órgano con Brustwerk y Oberwerk.
Foto: © Gonzalo Caballero

El famoso órgano Silbermann de la Catedral de Freiberg (Alemania) presenta la disposición de Brustwerk y Oberwerk.
Foto: © Tilman2007 / Wikimedia Commons

En el período romántico son habituales los órganos con tres teclados que pueden mantener alguna de estas disposiciones o presentar la típica estructura del positivo detrás del órgano mayor y el recitativo expresivo más alto y sin representación visual en la fachada del órgano. Los nuevos avances en la organería del siglo XIX ayudaron también a encontrar otras disposiciones menos estandarizadas que no interesan para el objeto de este trabajo.

Esquema del órgano con el Positivo tras el Órgano Mayor y Recitativo superior expresivo.
Foto: © Gonzalo Caballero

Órgano Walcker de la Votivkirche de Viena (1878, 3 manuales, con el III expresivo, y pedal).
Foto: © Zairon / Wikimedia Commons

Órgano Cavaillé-Coll de Sainte-Clotilde de París (1859, 3 manuales, con el III expresivo, y pedal).
Foto: © Guilhem Vellut / Wikimedia Commons

Órganos de 4 teclados

Por último y para terminar este recorrido por las idas y venidas del positivo, vamos a ver la opción de reunir en un mismo instrumento un órgano mayor y tres positivos diferentes (habitualmente de diferentes tamaños y composición) que se dio en unos pocos grandes órganos del barroco en Holanda y norte de Alemania. En esta organización encontramos habitualmente (aunque no es una norma) el Hauptwerk (en holandés, Hoofdwerk) con un principal de 16 pies en fachada, el Rückpositiv (en holandés, Rugpositief) con un principal de 8 pies en fachada, el Oberwerk (en holandés, Bovenpositief) con uno de 4 pies o también de 8 pies y el Brustwerk (en holandés, Borstpositief) con uno de 2 pies o 4 pies. Este tipo de organización decreciente en el principal base de cada cuerpo se vino a denominar en el siglo XX por el Orgelbewegung con el término Werkprinzip, que se puede extrapolar también a instrumentos de tres o dos teclados.

Esquema de órgano con Órgano Mayor (Hauptwerk) y 3 positivos.
Foto: © Gonzalo Caballero

Órgano Hinsz de la Bovenkerk de Kampen (Holanda). El Brustwerk fue añadido más adelante.
Foto: © DePr / Wikimedia Commons

Órgano Schnitger de la Sint-Michaëlskerk de Zwolle (Holanda).
Foto: © RomkeHoekstra / Wikimedia Commons

¡Y qué mejor manera de resumir todo lo visto hasta ahora con un sencillo gráfico dinámico que lo explica todo!

Gif animado resumen de la ubicación del positivo.
Foto: © Gonzalo Caballero

Espero que hayáis disfrutado este recorrido y que se haya aclarado un poco el tema de los teclados.


Comparte el artículo en las redes sociales