¿Alguna vez te has preguntado como eran los órganos que se construían en las iglesias góticas? Actualmente nos quedan ejemplos que datan sobre todo de los siglos XVII y XVIII en adelante... pero eso en realidad es "anteayer"...

En épocas más antiguas los órganos eran muy diferentes. Eran comunes los grandes (o pequeños) órganos sin registros (denominados "Blockwerk") y con teclados de grandes teclas y poca extensión que se tocaban con los puños, de un modo similar a los carillones actuales.

Detalle del secreto y las ventillas del órgano gótico de Norrlanda antes de su restauración.
Foto: https://commons.wikimedia.org

Detalle del teclado del órgano gótico de Norrlanda actualmente.
Foto: Organ Safari

Uno de los más antiguos (si no el que más) es el órgano de Norrlanda, en Suecia (actualmente en el museo nacional de Estocolmo) del que se conserva el teclado y parte de la mecánica y la caja. Está datado en la segunda mitad del siglo XIV... ¡poco después de que hubieran terminado de construir la catedral de León y mientras la de Toledo aún se estaba construyendo... casi nada!

Foto: Organ Safari

Con el tiempo los teclados se fueron reduciendo en tamaño de las teclas para poder tocarlas con los dedos y ampliando en extensión. Pocos ejemplos se conservan de aquellas lejanas épocas. Quizás el más conocido es el de Notre-Dame-de-Valère (Sion, Suiza) construido en 1435 y que se considera el órgano más antiguo del mundo que aún funciona casi en su estado original.

Foto: https://commons.wikimedia.org

Foto: Orgelverzeichnis Schweiz und Liechtenstein

Otro de los instrumentos datados entre los siglos XIV o XV lo tenemos mucho más cerca. Se trata del pequeño órgano que se conserva en la capilla de Ayala, en el claustro de la Catedral Vieja de Salamanca, en España. Aunque no se conserva la tubería se puede apreciar la evidente similitud de la caja con los instrumentos anteriores.

En aquellas lejanas épocas no existía la fotografía, pero sí la pintura que dejó inmortalizado alguno de estos instrumentos. Es el caso del precioso instrumento que sonaba en la gran iglesia de St. Bavo, en Haarlem (Países Bajos). El órgano había sido construido el año 1466 por el organero Peter Gerritsz, y en el año 1545 el organero Claes Willemsza añadió el Rugpositief (positivo de espalda). Entre esa fecha y el año 1738 en que se construyó el actual órgano Müller fueron dibujados estos cuadros por Pieter Jansz. Saenredam, en los que podemos asomarnos a ver cómo era aquel instrumento, hoy desaparecido.

Foto: https://commons.wikimedia.org

En el primero podemos apreciar perfectamente las dimensiones del instrumento y el reto que hubo de suponer colgarlo así del muro; el segundo es una vista lateral del órgano, casi desde debajo. Pero es que además, en el primero se observa una torre lateral exenta para los tubos del pedal, lo que supone todo un reto tecnológico para llevar hasta allí la mecánica y el suministro de aire.

Foto: https://commons.wikimedia.org

Como podemos observar, la organería ha sido desde muy antiguo un arte realmente digno de asombro...


Comparte el artículo en las redes sociales