En un 23 de julio del año 1878 fallecía uno de los músicos más importantes para el género de la música religiosa que hubo en España en el siglo XIX. Se trataba del famoso D. Hilarión Eslava, natural de Burlada (Navarra) y nacido el año 1807.

Retrato de D. Hilarión Eslava.
Foto: Wikimedia Commons

De formación musical temprana (con sólo 8 años ingresó en el Colegio de Infantes de Pamplona) conoció muy pronto la música sacra vocal y la de órgano, formado en el entorno de la Catedral de Pamplona.

Catedral de Pamplona. Interior.
Foto: Wikimedia Commons

Con sólo 21 años obtiene la plaza de Maestro de Capilla de la Catedral de Burgo de Osma, donde conocería los órganos aún conservados: ubicados a ambos lados del coro, el situado en la nave de la epístola es obra del maestro organero Quintín de Mayo realizado entre 1642 y 1651, mientras que el órgano del lado del evangelio es obra de Esteban de San Juan (organero) y Lorenzo Forcada (caja) de 1788.

  

Órganos de la Catedral de Burgo de Osma.
Fotos: Wikimedia Commons y Wikimedia Commons

Pocos años después, en 1832, obtuvo la plaza de Maestro de Capilla de la Catedral de Sevilla, donde había dos magníficos órganos: en el lado del evangelio el instrumento recién construido (1831) por Valentín Verdalonga; y en el lado de la epístola el de Jordi Bosch, construido en 1779. Al año siguiente sería ordenado sacerdote. Su época sevillana es de gran fecundidad en composiciones, tanto sacras como profanas.

Órganos de la Catedral de Sevilla que conoció D. Hilarión. Fueron destruidos por un derrumbe en 1888.
Foto: Wikimedia Commons

Órgano actual (Amezua/Grenzing) de la Catedral de Sevilla
Foto: © Hans-Jörg Gemeinholzer | Wikimedia Commons

En 1844 gana el puesto de Maestro de la Capilla Real de Madrid y éste será ya el cargo que ocupe hasta su muerte en 1878.

Órgano de la Capilla Real de Madrid.
Foto: © Patrimonio Nacional

En el año 1854 es nombrado profesor del Conservatorio, y en este mismo año veía la luz su op. 121: El Museo Orgánico Español.

Para enmarcar esta obra en el contexto musical europeo (que el mismo autor cita en el transcurso de la misma) recordaremos algunos eventos de relevancia al mundo del órgano cercanos en el tiempo a la publicación de esta obra:

en 1832 Barker idea su máquina neumática para aligerar el toque del órgano;
en 1844 Adolf Hesse se había hecho popular en París y había dado a conocer allí la música de Bach por la inauguración del órgano de Saint-Eustache;
en 1845 Felix Mendelssohn publicaba sus seis sonatas para órgano, éste morirá dos años después;
en 1855 se inaugura el órgano Ladegast de la Catedral de Merseburg con música de Franz Liszt y al año siguiente se estrena allí su Fantasie und Fuge über B-A-C-H;
en 1857 Julius Reubke publica su sonata para órgano "Der 94. Psalm", estrenada también en Merseburg;
en 1858 César Franck es nombrado organista de Santa Clotilde;
en 1862 Jacques-Nicolas Lemmens publica su École d'Orgue basée sur le Plain-Chant Romain;
en estos años se construyen los tres grandes órganos de 100 registros de Europa: en Liverpool por Henry Willis en 1855 (100 IV/P), en el monasterio de Ulm por E. F. Walcker en 1857 (100 IV/PP), y en Saint-Sulpice de París por Aristide Cavaillé-Coll en 1862 (100 V/P).

En medio de este contexto musical europeo, encontramos que la música de órgano en España (como en Italia) se encontraba en un estado de pobre desarrollo. Hilarión Eslava lo lamenta y pretende con su obra paliar esta situación y crear una buena escuela de órgano hispana. Tal como el autor quería, el Museo Orgánico Español se ha convertido en una de las más importantes obras de música para órgano de autores españoles de mediados del siglo XIX.

En índice de contenidos de la misma podemos entrever cuan alto era el objetivo que se propuso D. Hilarión:

 

PLAN DE LA OBRA Y MATERIAS QUE CONTIENE

PRIMERA PARTE.

1° Breve memoria histórica de los organistas españoles.

2° Bases para constituir el género orgánico-religioso, precedidas de algunas observaciones importantes, y seguidas de las advertencias convenientes acerca de la ejecucion de las piezas que esta obra contiene.

3° Doce piezas de ofertorio, cuatro de ellas sobre themas de los himnos Pange lingua, Sacris solemniis, Ave maris stella y O! gloriosa virginum.

4° Doce elevaciones ó piezas de alzar, alternando con las anteriores.

5 ° Un juego de versos de mediana duracion para la salmodia, que contiene cuatro de cada uno de los ocho tonos.

6° Seis versos largos de Pange lingua, tres de Sacris solemnis, y otros tres de Ave maris stella.

7° Observaciones acerea de preludios é intermedios cortos, acompañadas de algunos ejemplos.

SEGUNDA PARTE.

1° Tratado breve de armonía y bajo numerado seguido de algunas observaciones acerca del acompañamiento.

2° Pequeño tratado de fuga seguido de algunas reflexiones acerca de tocar de capricho tanto en el género fugado como en el suelto.

3° Observaciones acerca del modo de examinar á un organista.

4° Reseña histórica del órgano seguida de algunas observaciones acerca del estado de la organeria en España y medios de mejorar la construcción.

Como se puede ver, son secciones de gran interés tanto musical como musicológico y una radiografía del estado de la música de órgano de la España de mediados del siglo XIX.

 

Órgano de la iglesia de San Pedro de Puente la Reina (Navarra).
Foto: © Gonzalo Caballero

Podemos destacar, por ejemplo, como de interés para el organista actual sus indicaciones sobre las combinaciones heterogéneas, algunas de las cuales a buen seguro resultarán sorprendentes para en lector.

DE LOS REGISTROS DESIGUALES Ó COMBINACIONES HETEROGENEAS

Esta materia es de gran importancia para todo el que aspire á ser un perfecto organista. Conozco muy bien la dificultad de fijar con claridad y esactitud los principios y bases que deben observarse en este asunto; y sospecho que esta sea la causa de que en ningun tratado de organo, español ni estrangero, (que yo sepa) se haya esclarecido esta delicada materia. Esto no obstante, voy a sentar mis principios con toda la brevedad y claridad posibles, aún á riesgo de no hacerlo tal vez con todo el acierto que yo deseara.

Llamo combinaciones heterogeneas a las que se hacen con registros desiguales entre ambas manos. Esta desigualdad puede ser natural o artificial. Es natural, cuando en una mano se saca un registro que no tiene compañero igual en la otra: por ejemplo; la flauta travesera, corneta oboe etc. de la mano derecha, los cuales, no teniendo registros compañeros ó de igual denominacion en la izquierda, deben ser acompañados por precision con otros de diversa especie. Es artificial cuando en una mano se saca un registro, que aunque tenga compañero igual en la otra, no conviene este á la indole <le la composicion, ó al objeto ó capricho del organista: por ejemplo; un clarin de mano derecha acompañado con flautado y nasardos en la izquierda .

Aunque son muy numerosas las combinaciones posibles de esla clase, pueden todas ellas reducirse á las tres siguientes.

1ª Es la que resulta entre dos registros, que no tienen el diapason regular ó seguido: por ejemplo; el oboe en la mano derecha (que tiene el diapason regular) acompañado del bajoncillo (que canta 8a alta del diapason regular). Otro ejemplo; la trompeta magna en la mano derecha (que canta 8a baja) acompañada con la trompeta real de mano izquierda (que canta en el diapason regular) . A esta amalgmna de registros, que no forman entre si un diapason seguido, llamaré combinacion heterogénea por irregularidad de diapason.

2ª Es la que tiene lugar entre dos registros desiguales en la fuerza de sus sonidos: por ejemplo; un clarin de mano derecha acompañado con flautados en la izquierda, ó vice versa. A esta llamaré combinacion heterogénea por diversidad de fuerza.

3ª Es la que hay entre dos registros de diversa naturaleza: por ejemplo; corneta en la mano derecha acompañada de los orlos en la izquierda.

Respecto á esta 3ª combinacion debe tenerse presente, que cuando ella es entre dos registros de diversa naturaleza, que al mismo tiempo tienen diversa fuerza ó diferente diapason, coresponden a la 1ª ó 2ª de las ya esplicadas: de modo que solo coloco en esta 3ª á las que pueden hacerse entre dichos registros de diversa naturaleza, pero de igual ó casi igual fuerza, y de Diapason regular. Para, que esto sea bien comprendido creo conveniente esplicar aqui lo que se entiende por diversa naturaleza. Esta no es otra cosa que la diferente casta de voz, ó calidad de sonido, que producen los registros. Nadie ignora, que los sonidos de los registros de lengua son muy diferentes de los que producen los de cañuteria ó flautados. Se distingue tambien perfectamente la diversidad de sonidos que dan algunos registros de lengua entre si, lo cual sucede igualmente entre algunos de cañuteria. Registros de lengua son los orlos y el oboe, pero la calidad de sus sonidos es bien diversa. Registros de cañuteria son el flautado y la corneta, pero son muy diferentes los sonidos que producen. Mas como la diversidad de los sonidos entre dos registros, uno de lengua y otro de cañuteria, es mucho mas notable que la que resulta entre dos de una misma familia, sean de lengua ó de flautado, llamaré combinacion heterogenea por diversidad de naturaleza á la que resulta de un registro de lengua acompañado con otro de cañuteria; por ejemplo, la corneta en la mano derecha acompañada de los orlos en la izquierda: y llamaré combinacion semihomogénea á la que proviene de dos registros de lengua de diversa calidad, como un clarín suave en la mano derecha acompañado del fagot en la izquierda, ó de dos registros de cañuteria tambien de diversa calidad, como la flauta travesera en la derecha acompañada con los nasardos en la izquierda.

Resumiendo todo lo dicho acerca de las combinaciones heterogeneas, resulta que ellas son de tres clases: 1ª por irregularidad de diapason, la 2ª por diversidad de fuerza, la 3ª por diversidad de naturaleza, y que esta última incluye la combinacion puramente heterogenea y la semihomogenea.

Órgano del Convento de las Descalzas Reales de Madrid, construido tras el incendio de 1862 bajo la supervisión de Hilarión Eslava y siguiendo los postulados de su Museo Orgánico Español.
Foto: Wikimedia Commons

Por último y para terminar me ha parecido interesante copiar el prólogo del autor en el que quedan perfectamente reflejadas sus intenciones y sus preocupaciones.

PROLOGO.

El objeto de la obra que ofrezco á mis comprofesores es de la mas alta importancia. Constituir el verdadero género orgánico-religioso, establecer las bases y reglas que para él deben regir, dar un gran número de piezas compuestas con sujecion a ellas, esclarecer la historia de los organistas españoles, y proponer todos los medios mas conducentes para mejorar este ramo, que es uno de los mas importantes del arte musical; hé aquí los fines que en esta publicacion me propongo.

Estraño parecerá sin duda, que habiendo en España organistas tan justamente acreditados por sus superiores talentos y gran práctica, me atreva yo á emprender una obra de tamaña importancia. Esta estrañeza será tan natural que me pone en la precision de prevenirla con algunas esplicaciones, para que no se crea que al decidirme á una publicacion de esta especie, mi proceder haya sido ligero ni presuntuoso.

Aunque no soy estraño al estudio orgánico, en razon de que mis primeras aspiraciones artísticas fueron de organista, no hubiera emprendido esta publicacion, sino estuviera plenamente convencido de que ninguno de los que por sus talentos pudieran hacerla, se dedicaria á un trabajo tan ímprobo y grave como el de esta obra, sabiendo que no le era dado esperar la debida recompensa. En otras naciones, ademas de las utilidades positivas que produce al autor cualquier obra de mérito real, hay mil motivos que impulsan al hombre á trabajar con anhelo y perseverancia en las obras mas sérias y dificiles. En España sucede todo muy al contrario. Ningun ramo de bellas artes está mas desatendido que el de la música, y ninguno de los que ésta abraza es menos considerado que el de los organistas. La indiferencia con que comunmente se mira el género orgánico y toda especie de obras graves acerca de música religiosa, ha creado en nosotros la conviccion de que con ellas nadie conseguirá honra ni provecho, y sí tal vez la animadversion de algunos .....

Bajo estas tristes convicciones, y por solo amor al arte que profeso y al culto divino á que estoy consagrado, me decidí hace algunos años á meditar los medios de mejorar entre nosotros la música vocal religiosa y la de órgano, ilustrando al mismo tiempo su historia en cuanto alcanzasen mis débiles conocimientos. Conocí desde luego que el estado actual del arte me era contrario, y que por otras varias causas agenas á mis trabajos, la empresa era dificil: pero como á mí me sobra de perseverancia lo que me falta de saber, combiné desde luego mi plan: uniéronse despues algunos profesores á mi proyecto; y aprovechando algunas circunstancias favorables que se presentaron, principié á realizarlo. La publicacion de LA LIRA SACRO-HISPANA que hace la sociedad UNION ARTISTICO-MUSlCAL bajo la augusta proteccion de S. M. la Reina, fue impulsada por mí, como uno de los medios mas conducentes á mi propósito; pero como aquella no abraza mas que las obras de música vocal, me decidí á publicar la presente acerca del genero orgánico, completando con ella el doble objeto que me propuse.

No pensé en un principio dar á esta publicacion tan grandes dimensiones; porque mi principal objeto era constituir bajo ciertas bases y reglas el género mencionado, que se halla en el dia algun tanto desnaturalizado. Luego que emprendí los primeros trabajos, conocí que para tener esta obra toda la importancia que yo deseaba, era necesario que ella contuviese un gran número de piezas de todas clases, compuestas con Ias nuevas condiciones y reglas establecidas, que pudiesen seevir de tipo á los organistas que abracen mis doctrinas, de guia y estudio á los que sigan esta carrera, y de repertorio á los que deseen tener una coleccion de esta clase para su uso. Crecieron despues aun mas mis deseos, y determiné por fin adornar y completar esta publicacion con las diversas materias que abraza el plan de la obra, que sigue á este prólogo.

Para que esta obra aparezca mas autorizada, y para que la coleccion de piezas sea mas interesante, he invitado á varios organistas de conocida reputacion á tomar parte en estos trabajos, componiendo algunas de ellas, que no dudo corresponderán al buen nombre de sus autores. De esta manera se conseguirá tambien que esta misma coleccion sea la verdadera historia del estado actual del género orgánico en España , contra las aserciones de algunos críticos que tan mal parada han dejado la opinion de los organistas españoles.

Debo advertir por fin, que no me propongo con esta obra dar de manera alguna lecciones á nuestros buenos organistas; sino dirijir los esfuerzos de todos hácia un objeto tan digno del arte, como es la mejora y perfeccion del genero orgánico. Deseo despejar esta senda, para que por ella vengan en mi seguimiento otros que publiquen obras de mayor mérito, esperando entre tanto que la mía sea mirada, sino con estima, por lo menos con indulgencia.

Y como colofón final, qué mejor que escuchar la música de D. Hilarión con estos tres estupendos programas de la serie "El organo" emitida por RNE que tratan de él.

Hilarión Eslava 1 Hilarión Eslava 2 Hilarión Eslava 3

Fuentes


Comparte el artículo en las redes sociales